El magnesio, que no te falte

El magnesio es uno de los 6 minerales esenciales del organismo que se deben obtener de la dieta, ya que es crucial para más de 300 reacciones bioquímicas que dependen de enzimas que ocurren en el cuerpo constantemente.

En este artículo te describimos  su función en nuestro cuerpo, los síntomas de la falta de magnesio en él, en qué alimentos se encuentra y cómo detectamos su carencia.

magnesio

¿Qué función tiene el magnesio en nuestro cuerpo?

Nuestro cuerpo, así como el entorno que nos rodea funciona a base de compuestos químicos. Los minerales son parte de este juego y todos ellos interactúan en equilibrio. Uno de estos minerales es el magnesio, que está presente en grandes cantidades dentro de nosotros. Se estima que una persona, en promedio, tiene más o menos 25 gramos de magnesio en el cuerpo, de los cuales la mitad está en nuestros huesos.

¿Para qué se necesita el magnesio?

Lo necesitamos para que los huesos crezcan y se mantengan sanos y para que los nervios y los músculos estén en buenas condiciones; en el estómago, neutraliza los ácidos estomacales y hace que nuestro intestino deseche lo que no le sirve. También regula los latidos constantes de nuestro corazón y ayuda a que nuestro sistema inmunológico nos proteja bien.

El magnesio juega un papel fundamental en más de 300 reacciones químicas que hacen que nuestro cuerpo funcione.

¿Cómo podemos saber si nuestro magnesio está bajo?

Generalmente los síntomas de alguien con hipomagnesemia (magnesio bajo) son:

  • fatiga
  • espasmos o calambres
  • debilidad muscular
  • entumecimiento

y en condiciones extremas: contracciones musculares continuas e incluso convulsiones.

Las cantidades bajas de magnesio en la sangre se acompañan frecuentemente de niveles bajos de potasio, de hecho, en las mujeres embarazadas se usa cuando sufren de calambres.

¿Cómo se trata?

Si efectivamente detectamos tener el magnesio bajo (hipomagnasemia), es importante mejorar nuestra alimentación.  Comer  muchos frutos secos (nueces), granos, semillas, vegetales de hoja verde como col rizada , espinacas, lechuga, rúcula o berros, cualquier alimento que tenga mucha fibra , brócoli, lácteos, carnes, chocolate o café.

Debes de tener en cuenta que si comes cantidades elevadas de grasas, éstas pueden bloquear la  absorción de magnesio. Otra pérdida de magnesio podría generarse  si cocinas demasiado los alimentos.

En qué alimentos se encuentra magnesio?

  • En frutos secos: girasol, sésamo, almendras, pistacho, avellanas y nueces.
  • Entre los cereales: germen de trigo, levadura, mijo, arroz y trigo.
  • En legumbres: soja, alubias, garbanzos y lentejas.
  • Y en los germinados: ya que la clorofila contiene magnesio.

De lo que comemos solo del 30-40 % es absorbido por nuestro cuerpo y depositado en el intestino delgado.

¿Cómo se detecta su carencia?

La insuficiencia de magnesio es poco común y sus síntomas son: excitabilidad, debilidad muscular, somnolencia, irritabilidad, fatiga, entre otros. Esta deficiencia puede aparecer en personas que padecen alcoholismo o que absorben poco magnesio debido a causas como quemaduras, ciertos medicamentos (algunos diuréticos y antibióticos), niveles sanguíneos bajos de calcio o problemas para absorber los nutrientes desde el tubo digestivo.

El calcio puede interferir en la absorción de magnesio en las personas con alto riesgo de deficiencia de magnesio, por lo que para estas personas se recomienda consumir calcio antes de acostarse en lugar de hacerlo durante las comidas, así como aumentar el consumo de vitamina D.

¿Es seguro tomar suplemento de magnesio?

Normalmente es seguro para los adultos si se consumen dosis menores a 350 mg al día (aunque depende del cuerpo de cada quién o qué padecimiento tenga). Si se toma en cantidades elevadas podría no ser seguro, se podría acumular en el cuerpo y producir latidos del corazón irregulares, bajar la presión arterial, causar confusión, disminuir la respiración y hasta causar coma o muerte.

Estos son casos extremos, pero para quienes son muy sensibles puede también general molestias estomacales, náuseas, vómitos o diarreas, incluso en las dosis controladas que recomiendan los médicos.

De hecho, cuando las personas ya tienen problemas cardiacos o insuficiencia renal deben tener cuidado con respecto a las dosis de magnesio que toman, e incluso, en el caso de problemas renales, algunos especialistas sugieren no tomarlo.

Hay que tener también precaución con el  consumo de magnesio si se toman algunos tipos de antibióticos, medicamentos para la presión arterial alta, relajantes musculares o suplementos como el zinc, la vitamina D o el calcio.

Siempre es conveniente consumir medicamentos o suplementos cuidadosamente y bajo la supervisión de un experto en la salud.

Fuente: http://www.vidaysalud.com/

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar, Nutrición, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *