A sudar!

Sudar es algo natural,  ayuda al cuerpo a permanecer fresco. Es una manera de eliminar el calor,  ya que el sudor actúa como un sistema termorregulador del cuerpo.

Foto Rexona

Foto Rexona

Generalmente se suda más cuando las temperaturas son altas  o cuando se hace ejercicio.  No obstante, debe tenerse en cuenta que la sudoración puede deberse a otros motivos  y que también se suda en situaciones de estrés,  vergüenza o miedo.

Sudamos más o menos dependiendo de las glándulas sudoríparas que  tenga cada uno.  Nacemos con aproximadamente 2 a 4 millones de estas glándulas, que se desarrollan paulativamente con la edad, llegando a ser totalmente activas en la pubertad.  Las mujeres de hecho tienen más glándulas sudoríparas que los hombres, pero las de los hombres son más activas. Los lugares en los que más abundan las glándulas sudoríparas son las palmas de las manos y de los pies, la axilas y la frente.

La glándulas sudoríparas  se encuentran en lo profundo de la piel y están conectadas a la superficie por tubos enrollados llamados conductos. El sudor es una mezcla líquida compuesta en un 99% de agua y en un 1% de sal y grasa.

Para controlar la sudoración existen en el mercado una gran variedad de cosméticos antitranpirantes (desodorantes) , normalmente en forma de spray, roll on o crema,  en cuya formulación se incluye con frecuencia el cloruro de aluminio hexahidratado que tiene un efecto antitranspirante.

Debes de saber que conviene utilizar este tipo de desodorantes durante la noche, antes de ir a la cama, a fin de que puedan actuar, ya que cuando se aplican durante el día es difícil que lleguen a la glándula sudorípara, tenlo en cuenta.  Ello no implica que para evitar malos olores se aplique también un cosmético desodorante, especialmente en las axilas, por la mañana tras la ducha.

Después de  haber sudado en abundancia hay que :

  • Tomar mucha agua para reponer los líquidos corporales perdidos (se pueden sudar varios litros al día).
  • Reducir la temperatura ambiente para prevenir más sudoración, evitando la exposición al sol durante la horas de mayor radiación, entre las 11 y las 17 horas.
  • Lavarse la cara y el cuerpo en el caso de que el sudor se haya secado sobre la piel para eliminar la sal.

En el caso de que tu cliente padezca un exceso de sudoración, ajeno al ejercicio físico o a la temperatura ambiente, lo que se denomina  hiperhidrosis, debes de sugerirle que visite a un especialista pues hoy en día existen remedios muy eficaces.

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *