El elixir de la juventud del siglo XXI

Nunca un compuesto químico ha dado tanto que habla como el ácido hialurónico. Sus resultados visibles, su rápida absorción en la piel y los múltiples beneficios que ejerce sobre los tejidos han convertido este componente natural en un imprescindible de cualquier neceser.

Sus funciones:
Atraer y retener la composición del agua en la piel, reafirmar el rostro y
recuperar la luminosidad son algunos de los principales beneficios que
supone la aplicación de ácido hialurónico.
▶ Ya sea a través de su uso en productos cosméticos, de la inyección directa
en la piel o a través de nutricosméticos, este polisacárido ha conseguido
convertirse en un imprescindible de cualquier rutina de belleza.

Carmen Díaz, experta en belleza y directora del centro estético Germaine Goya, responde a las 5 principales dudas que existen sobre el ácido hialurónico.

¿Qué es verdaderamente el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico forma parte del colágeno de la piel, es decir, se encuentra de forma natural en nuestro cuerpo. Sin embargo, con el paso del tiempo el contenido de este componente de la piel disminuye, lo que se traduce en pérdida de firmeza y, posteriormente, en arrugas y falta de luminosidad.

Este polisacárido se encuentra en la mayor parte de los tejidos del cuerpo y, según cada uno de ellos, cambiará sus funciones y su vida media será más o menos larga ,siendo la piel el lugar con menor proporción de este ácido hialurónico, por lo que su aportación extra es esencial en el cuidado del rostro.

«El ácido hialurónico se compone y descompone de forma frecuente, y su promedio
de vida en los tejidos de la piel es de un día, por lo que debe ser repuesto de forma
más frecuente si no queremos que el aspecto de esta se resienta», nos explica Carmen
Díaz, experta en belleza y directora del centro estético Germaine Goya.

¿Cuál es la función del ácido hialurónico?

Que este polisacárido se haya convertido en objeto de deseo en los últimos años en el sector de la cosmética se debe a las funciones que ejerce sobre la piel, entre las que destacan:

  • Atracción y retención de agua en los tejidos.
  • Lubricación de las articulaciones.
  • Mantenimiento de la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Estimulación de la formación de colágeno.

Por lo tanto, el ácido hialurónico ayuda a que la piel se mantenga joven y firme gracias a la gran capacidad de hidratación de los tejidos, lo que evita que estos sufran la flacidez propia de las pieles maduras.

¿Dónde debe aplicarse?

La forma de consumir ácido hialurónico puede variar según los gustos y necesidades de cada persona. Lo más frecuente es apostar por cremas hidratantes con un alto contenido de este componente, sin embargo, para pieles que han sufrido en mayor medida el paso del tiempo, se recomienda aplicar en forma de serum concentrado.
En aquellos casos donde la piel se ve más resentida por la falta de este polisacárido y su aspecto está visiblemente envejecido, la inyección directa de ácido hialurónico a través de cirugía es la opción más popular. Además, últimamente se ha extendido su consumo a través de nutricosméticos.

«A pesar de que el ácido hialurónico se ha convertido en los últimos años en un imprescindible de la cosmética, acudir a él de una u otra forma varía según las necesidades. Sin embargo, la concentración de este compuesto a partir de serums u otros tratamientos específicos es una apuesta segura y la menos arriesgada, ya que sus resultados serán visibles en menor tiempo», aconseja la experta Díaz.

¿Cuándo debemos recurrir a él?

Como en todo, siempre es mejor prevenir que curar. Si desde el principio se hace uso
de cosméticos con un alto contenido en ácido hialurónico, la piel se mantendrá hidratada y su firmeza no se verá resentida.
Por el contrario, si se espera a la aparición de las primeras arrugas para comenzar a recurrir al ácido hialurónico, los resultados tardarán más en hacerse visibles.

Además, su función hidratante no solo está ligada a la aparición de arrugas, sino que también aporta luminosidad sobre el rostro, por lo que las pieles más jóvenes se ven favorecidas también por este polisacárido.

«Esperar a que aparezcan los primeros signos de edad sobre el rostro para comenzar
a hacer uso de productos que contengan ácido hialurónico es un error, ya que el
mantenimiento de la hidratación de la piel desde el primer día es fundamental para
que esta no se resienta a lo largo del tiempo —aclara Carmen Díaz—. Por otro lado,
aunque sea considerado como el elixir de la eterna juventud del siglo XXI, eso no
quiere decir que en un solo sorbo los resultados sean instantáneos. En belleza, la
constancia es fundamental, como en todo».

¿Cómo veremos sus resultados?

Una piel hidratada, sana, firme y con un aspecto saludable, en esto se resumen los efectos del ácido hialurónico sobre la dermis. Además, este elemento químico corrige los primeros signos de la edad y mantiene la piel elástica de forma más duradera.
En el caso de acudir a tratamientos quirúrgicos, los resultados siempre serán instantáneos, pero el uso constante de productos cosméticos acelerará los resultados de esta molécula.

Ya sabéis: prevenir es mejor que curar!

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Cosmética, Estética y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *