HIDRATACIÓN y NUTRICIÓN

Existe una cierta confusión entre  los términos Hidratación y Nutrición . “Normalmente una piel hidratada está nutrida, pero una piel con nutrientes puede estar terriblemente deshidratada”, explican los expertos.

La piel, cuando se estira con la yema de los dedos o ante determinados gestos de expresión, aparece arrugada, pero al mismo tiempo, brillante y tirante. Eso ocurre porque al tejido le falta la humedad que necesita para estar jugoso y deja un aspecto de piel ajada.

No siempre las arrugas presentes en nuestro rostro responden a los signos de la edad y, además, hay un tipo muy concreto de arruguitas que corresponden a pieles faltas de hidratación. Y es que hay muchos que no usan crema hidratante porque con ella se notan la piel grasa, dejando de este modo al tejido sediento de lo que más necesita, humectantes, lo que lleva a pieles deshidratadas que presentan problemas de sequedad, sensibilidad o incluso un envejecimiento prematuro.

Un tejido sin humedad se suele sentir más áspero al tacto e incluso descamado, mostrando los poros más cerrados. También en estos casos se suele presentar un exceso de sensibilidad y arrugas que solo aparecen cuando se intenta estirar, lo que se denominan finas líneas gesticulares, que no son arrugas, sino falta de flexibilidad en el tejido por una ausencia de hidratación.

Una piel puede estar congestionada (con grasa, granitos…) y, al mismo tiempo, carecer de la humedad necesaria para que se mantenga en condiciones óptimas. Para estos casos, la recomendación es apostar por texturas ligeras y por productos muy ricos en ácido hialurónico y con baja concentración de nutrientes, favoreciendo así la hidratación y evitando una saturación del tejido.

La importancia del ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es capaz de mantener hasta 1.000 veces su propio peso en agua, es el responsable de mantener la humedad, eso sí, siempre y cuando esté bien formulado, con una buena encapsulación y con diferentes pesos moleculares, de modo que pueda penetrar hasta las capas más profundas de la piel.

La clave para mantener una piel bien hidratada clave está en apostar por productos ligeros con una fuerte carga humectante, que se encuentra en ingredientes como el ácido hialurónico o el pantenol. En estos casos, cuando uno busca una fórmula que no congestione, debe evitar las concentraciones lipídicas de los ácidos grasos.

Asesoramiento: Raquel González Directora de educación de Perricone MD, Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza, Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8.

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar, Cosmética, Estética, Salud y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *