Las propiedades de los ‘peelings’ químicos

Foto: Europa Press

Foto: Europa Press

Actualmente el concepto del peeling ha cambiado, ya que no solo se usa de forma exclusiva para el embellecimiento y rejuvenecimiento de la piel, sino también para mantener una piel sana y saludable. Además de los beneficios que aportan los peelings sobre el aspecto estético de la piel, se sabe que tienen propiedades fotoprotectoras, antioxidantes y anticancerígenas, lo que los convierte en imprescindibles en cualquier época del año.

Seguramente y debido a  estas propiedades se ha registrado en los últimos años un considerable aumento en la demanda de ‘peelings químicos’. De hecho, el rejuvenecimiento facial, es una de las técnicas en dermocosmética más demandadas por los pacientes que quieren mejorar sus aspecto físico.
Aunque el peeling está indicado, como hemos dicho, para casos de envejecimiento fisiológico o solar y para el tratamiento de manchas y acné, también puede emplearse como un medio para mantener una piel sana, luminosa, tersa y libre de impurezas. La realización de  mantenimientos periódicos contribuye a prevenir la aparición de todo este tipo de imperfecciones.

Los peelings varían según el tipo de sustancias empleadas, entre las que se suelen encontrar el fenol y los ácidos glicólico, tricloracético, salicílico y kójico.  La elección de unas u otras dependerá del juicio del especialista y del objetivo del tratamiento (despigmentante, antiacneico o antiarrugas).

Básicamente se pueden diferenciar tres tipos de peeling según la profundidad de su efecto:

  • Peeling superficial: aporta uniformidad al tono de la piel y proporciona  un aspecto más joven y saludable.  Cierra los poros, atenúa las cicatrices originadas por el acné y las arrugas finas. También ayuda a controlar el acné, las foliculitis y las secreciones sebáceas.
  • Peeling medio: actúa sobre las arrugas finas y medias, controla las manchas producidas por el sol y está indicado en el caso de envejecimiento solar o senil. Se suele emplear mucho como complemento de muchos tratamientos como la microdermoabrasión, lifting o radiofrecuencia.
  • Peeling profundo: actúa sobre las arrugas superficiales, medias y profundas.  Elimina las manchas solares y la queratosis,  y sus  resultados son  espectaculares. Debido a su profundidad podemos hablar de una retracción de la piel, lo que ayuda a mejorar notablemente los problemas de flaccidez. Este tipo de tratamiento tiene que realizarse bajo supervisión médica.

 Lo que debes saber como profesional de la estética.

  • La recuperación de un proceso  de peeling puede ir desde unas pocas horas hasta cinco días aproximadamente.dependiendo de su profundidad.
  • La aplicación del peeling puede durar desde muy pocos minutos a una hora.
  • La periodicidad del peeling dependerá de los resultados deseados así como de la sustancia empleada. Suele variar para peelings medios entre cuatro y ocho sesiones, con periodicidad semanal o quincenal. Una vez obtenidos los resultados deseados se ha de realizar un mantenimiento cada cuatro o seis semanas. En peelings más profundos, las sesiones se espacian más en el tiempo y el tratamiento completo se repite una vez al año.
  • Durante el tratamiento se puede notar una leve sensación de picor, más intensa cuanto más profundo sea el peeling, o de forma excepcional aparecer enrojecimiento, inflamación o costras.
  • Los  efectos comienzan a notarse a través de una mejoría de la piel después en 1 o 2 días, con los peelings más suaves, y hasta 1 mes con los más intensos.

Consejos a seguir

  • Tras un proceso de peeling es imprescindible  utilizar un protector solar y evitar la exposición directa al sol.
  • También  es de suma importancia mantener la higiene.
  • Es muy importante evitar infecciones bacterianas, herpes, cicatrices, alteraciones de la pigmentación y alergias.
  • Conviene no maquillarse hasta haber transcurrido  al menos 1 hora  después del peeling para que el pH de la piel se normalice.
  • Evitar el calor, saunas o realizar ejercicios físicos intensos hasta la semana siguiente a la realización del peeling.

 Contraindicaciones

  •  Estar embarazada o tener las sospecha de estarlo; estar en época de lactancia materna.
  • Utilizar cremas de ácido retinóico,  hacerse implantes,  ponerse inyecciones de botox, realizarse un maquillaje permanente o haberse sometido a una cirugía reciente.
  • Haber seguido un tratamiento contra el acné con  isotretinoína (  ácido 13-cis-retinoico)  en los últimos 6 meses, o algún otro fármaco.
  • Haber sufrido un herpes o alguna otra infección en las últimas dos semanas o que tenga un historial de herpes de repetición.
  • Recibir rayos UVA o exposiciones extensas al sol.
Documentación: Europa Press

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Cosmética, Estética, Spa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *