¿EN QUÉ CONSISTE LA TÉCNICA DEL MULTI-CLEANSING?

Durante los últimos meses, las pieles se están volviendo, por un lado, más grasas -algo atribuible a causas emocionales, entre otros aspectos-, así como más sensibles, debido a factores como el estrés o el roce de la mascarila, que puede alterar la oxigenación y la barrera hidrolipídica de la piel.

Mapping estándar del multi-cleansing

El multi-cleansing ha venido a  subsanar estos problemas utilizando un limpiador diferente en cada zona específica con el objetivo de tratar cada una según sus necesidades particulares.

«Si, por ejemplo, vemos una piel con rojeces o inflamada, deberemos acudir a limpiadores que no solo eliminen las impurezas, también deberán calmar y prevenir posibles consecuencias, como los temidos granitos. La cuestión es que estamos apreciando que esta sensibilidad es, como denominamos, regional. Es decir, está localizada en una región concreta del rostro. Si todas las partes de nuestra cara no están iguales, no deberíamos aplicar los mismos productos de manera generaliza, puesto que no estarnos cuidando o tratando por solucionar el problema», comenta Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8.

¿En qué consiste del multi-cleansing?

Es tan sencillo como aplicar uno, dos o hasta tres productos en el rostro de forma que tratemos determinadas zonas de forma más específica. «Normalmente, podemos usar un mismo limpiador en todo el rostro. El multi-cleansing aplica para situaciones como cuando aparecen imperfecciones localizadas, o rojeces en una zona concreta, por ejemplo», cuenta Raquel González directora de educación de Perricone MD, quien añade que: «Ahora vemos muchos granitos en la zona que cubre la mascarilla de uso diario. Aquí podremos usar un limpiador rico en alfa y betahidroxiácidos para exfoliar y reducir la producción de sebo y las posibles infecciones, limpiador que no deberemos usar en el resto del rostro si no hay estos granitos, puesto que ahí podremos producir una sobre-exfoliación que desencadene en procesos inflamatorios, descamación, etc». 

En situaciones normales, si se sigue la tendencia del multi-cleansing, «se podrán usar limpiadores más centrados en los poros y las imperfecciones en zonas como el mentón, la nariz o el entrecejo. Las mejillas deberán tratarse con un limpiador más suave y el resto del rostro se podrá tratar con un limpiador más general, por decirlo de alguna manera, aunque lo ideal es que responda a nuestras necesidades o principal preocupación», comenta Catalina Narváez, directora de educación de Aromatherapy Associates.

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Cosmética, Estética, Medicina estética, Salud y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *