RESPUESTA A LAS DUDAS MÁS COMUNES RELATIVAS AL BOTOX

En vista del gran interés que suscita entre las lectoras de este blog el tema del Botox y las muchas dudas que nos plantean sobre su aplicación y duración hemos hablado con la Dra. Paloma González, Especialista en Medicina Estética Oral y Facial, para que nos responda a ellas.

Dra. Paloma González, Especialista en Medicina Estética Oral y Facial.

La toxina botulínica tipo A, conocida popularmente por uno de sus nombres comerciales (bótox), es un veneno neurotóxico muy efectivo que inhibe la transmisión de la señal en la placa neuromuscular, produciendo una parálisis muscular que tiene un impacto directo en la formación de arrugas y líneas de expresión.

1. En materia de estética, ¿para qué necesidades está indicado el bótox?
Arrugas de la frente, arrugas periorbitarias (pata de gallo) y párpado inferior, arrugas del labio superior (código de barras) y del labio inferior, elevación de las cejas y glabela, arrugas de la nariz (Bunny lines), sonrisa gingival, bandas plastismales (arrugas del cuello), mentón con celulitis o mentón empedrado, surco nasogeniano (surcos que nacen en la comisura de la boca).

2. ¿Tiene otras finalidades además de la estética?
Sí, se emplea en medicina como opción terapéutica para tratar la sudoración excesiva (hiperhidrosis), el estrabismo, la distonía, el bruxismo, el dolor miofascial, los problemas de vejiga hiperactiva y las cefaleas crónicas.

3. Si ya hay arruga, ¿sirve de algo recurrir al bótox o habría que pensar en otros tratamientos como el relleno con ácido hialurónico o el lifting quirúrgico?
Absolutamente. Siempre sirve de algo recurrir al bótox para reducir arrugas que han aparecido por lo signos de expresión. Aunque estas lleven mucho tiempo marcadas.
Es cierto que el grado en el que esa arruga se va a reducir dependerá de la profundidad de ésta y de la potencia muscular previa al tratamiento. Hay arrugas finas que desaparecerán por completo y otras más pronunciadas que se aplanarán considerablemente, pero no llegarán a eliminarse por completo. En estas últimas recurriremos posteriormente a inyectables de ácido hialurónico para que rellenen lo que queda de arruga.

4. ¿Cuánto dura el resultado?
La toxina botulínica tiene una duración aproximada de entre 4 y 6 meses. No obstante, a medida que vayamos realizando el tratamiento estos tiempos normalmente se alargan pudiendo llegar a tener el efecto hasta el doble de tiempo.

5. ¿Cómo se personaliza el tratamiento de bótox?
Para lograr los mejores resultados estéticos con la toxina botulínica, el profesional debe tener un conocimiento total de la estética facial, así como su musculatura completa.
En la aplicación del bótox debemos diferenciar el sexo y la edad del paciente para ajustar la dosis que colocaremos.
Cuando hablamos de estética facial asumimos que hay ciertas características comunes en lo que llamamos “el rostro ideal”. No obstante, la armonía y las correctas proporciones de la cara se dan a través de la configuración individualizada de distintas formas y tamaños faciales. El médico estético debe conocer y apreciar todas las variantes para poder comprender y prever los cambios que afectan al rostro con el paso del tiempo. 
Es importante entender anatómicamente en qué zonas queremos mantener la actividad muscular cinética, hipocinética o hipotónica, porque de ello depende que el resultado final sea natural o se perciba antinatural y, por lo tanto, antiestético.

6. ¿Existe alguna contraindicación? ¿Tiene efectos secundarios?
Como cualquier tratamiento médico, existen contraindicaciones para su aplicación:

  • Miastenia grave
  • Enfermedades neuromusculares
  • Alergia a la toxina botulínica
  • Dismorfofobia
  • Embarazo o lactancia
  • Se recomienda retrasar su aplicación si el paciente ha consumido cantidades excesivas de alcohol en las 48 horas anteriores al tratamiento. Así como ingesta de varias aspirinas o antiinflamatorios 1 semana previa al tratamiento.

Algunos de los efectos adversos que pueden estar presentes, aunque no es lo   normal, tras la aplicación de la toxina botulínica son:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor e inflamación en la zona donde se ha inyectado el producto
  • Náuseas
  • Picor en la zona donde se ha inyectado el producto

7. ¿Es compatible con otros tratamientos, tanto inyectables como más superficiales?
Por supuesto. Es más, la medicina estética hay que entenderla como el conjunto de distintos tratamientos que van a mejorar y ensalzar nuestra belleza de manera natural.
A mí personalmente no me gusta realizar dos tratamientos distintos (distintos productos) en una misma área durante una misma sesión, prefiero separar los tratamientos en distintas citas.

Muchas gracias doctora!

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Medicina estética, Salud. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.