Mujeres y hombres diferentes en marketing

Las mujeres, pese a su influencia en la decisión de compra (en Estados Unidos, por ejemplo,  son las que hacen el 85% de las compras),  son ignoradas por el marketing.  Solo un 9% de ellas siente que son el público objetivo de la publicidad, al margen claro está de detergentes y compresas. Nada más ver los anuncios de coches, como si nosotras no tuviéramos nada que opinar. También a nosotras nos «gusta conducir» ¿o no?

foto tomada de la fuente

foto tomada de la fuente

La revista británica Wallblog aduce cuatro razones por las que las estrategias de marketing no funcionan igual de bien en las mujeres:

1. Tienen múltiples funciones y son bastante difusas

Las mujeres cada vez tienen más funciones, como parejas, madres, empleadoras, trabajadoras y los límites de todos esos roles son bastante ambiguos. Se mueven en muchos papeles según el contexto y el tiempo. Las mujeres, entonces, se preguntan ¿qué faceta de mi vida es objetivo de su publicidad?

2. La convergencia de género y sus fronteras

No solo es más probable que las mujeres no tengan el papel tradicional en el mundo laboral, pero cada vez más tienen puestos de trabajo que antes eran de dominio exclusivo de los hombres y también al revés. Por otro lado, los hombres quieren pasar más tiempo con sus hijos y muchos más hogares han cambiado el rol de este como “amo de casa”.

3. Lavado de género: no todas las mujeres son iguales

Los “marketeros” suelen tratar a todas las mujeres de la misma manera, lo que les lleva a cometer ese “delito” llamado “estereotipar”. Es un efecto secundario de la segunda ola del feminismo de la década de los 70, que se centró en las diferencias entre hombres y mujeres, en lugar de las diferencias entre mujeres (que caracteriza la tercera ola del feminismo).

4. No se olvide de lo que trata de hacer: el género no es el único criterio

En un contexto de difuminación de roles y convergencia de género, cada vez que nos centramos en el género nos estamos olvidando de los principios de la segmentación del mercado. El público objetivo es un grupo de personas que tienen la misma necesidad y que quieren un mismo producto para hacer la misma tarea. El análisis, por tanto, debe centrarse en lo que quiere el cliente, no en los géneros.

Como solución se me ocurre el «marketing unisex» ¿no os parece?

Fuente: Marketing Directo

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *