¿Es sana la siesta?

La siesta es una de las ‘actividades’ más populares en nuestro país, no en vano algunos le añaden el calificativo ‘spanish’, como si fuera de nuestra entera exclusividad. Pero no es así, no somos los inventores. Egipcios y Romanos ya tenían la costumbre de echar la siesta.

La siesta de Pablo Picasso

La siesta de Pablo Picasso

La palabra siesta es una abreviatura de la expresión latina horam sextam, la hora sexta, justo tras el mediodía, el momento más caluroso del día.

Todos sabemos bien lo que es una siesta, a saber, una ‘cabezadita’ tras la comida, sentados cómodamente en el sillón, aunque algunos la prefieran de ‘cama y pijama’.

Los chinos la conocen muy bien.  En su país se llama  “xiu-xiu” , denominación que de por si le aporta cierta brevedad.

 ¿Pero es sana la siesta?

Parece ser que sí.  La cronobiología ha descubierto que en el origen de la siesta existe un factor biológico indudable e independiente del proceso de digestión. Como nos señala coordinador dela Unidad del Sueño del Hospital Quirón de Valencia, el doctor Gonzalo Pin Arboleda, “el ser humano tiene como 2 ó 3 ‘ventanas’ durante el día que le inducen al sueño. Por ello, dormir durante un pequeño periodo de tiempo ayuda al cuerpo a soportar mejor el día”.

Una reciente investigación realizada por el Instituto Masplank, de Múnich, galardonada por su interés científico,  ha demostrado que el hombre está programado en un entorno neutro sin cambios dela luz a la oscuridad, para tres siestas al día. El ser humano posee, según este estudio, un ritmo interno que le lleva a dormir una hora por cada cuatro de vigilia entre las nueve dela mañana y las cinco dela tarde.

Todos los expertos coinciden que la siesta ha de tomarse en su justa medida. Cuando se toman siestas demasiado largas se pueden alterar los ciclos de sueño, y sufrir insomnio durante la noche. Por ello los expertos recomiendan  que la siesta debe durar entre 15 y 20 minutos.

 ¿Cuáles son los beneficios de la siesta?

  • La siesta ayuda a prevenir el infarto. Diversos investigadores han probado que la siesta constituye un factor de protección contra las enfermedades cardiovasculares, que incluso cuantifican de tal modo que una siesta de media hora diaria hace descender un 30% el riesgo de infarto.
  • Es imprescindible en los niños menores de 5 años. Dormir la siesta es una práctica estrictamente necesaria para el desarrollo físico y neurológico de los niños. Fundamental hasta los 3 años de edad.
  • Mejora el rendimiento escolar. Un estudio elaborado en Francia entre 3.000 niños indica que los escolares entre tres y cinco años que duermen un rato después de comer, están más atentos y rinden más.
  • Incrementa la creatividad, vitalidad y optimismo.También parece demostrado que las personas adultas que duermen lasiesta media hora, están más descansadas e incrementan su creatividad, tienen más vitalidad, evitan las tensiones, y se muestran amables, optimistas y positivos.
  • Evita el estrés, la fatiga física y cerebral. Experiencias científica parecen demostrar que veinte minutos de siesta permiten mejorar el rendimiento a los trabajadores. Así en China, Japón y Estados Unidos, numerosas empresas ponen a disposición de sus empleados salas de reposo para dar una cabezada.
  • Aporta una mejor calidad de vida a las personas de edad. Durante el envejecimiento, el sueño se fragmenta, por ello, las personas mayores duermen poco durante la noche y cabecean con frecuencia durante el día.  Así que esta práctica en los es fundamenta en los ancianos.

Con toda esta argumentación y el calor que hace muy pocos serán los que se resistan este verano a echar una cabezadita tras la comida, llámese “spanish siesta” o “xiu-xiu”, ¡qué más da?

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar, Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *