Cómo reconocer un melanoma

Como profesional de los cuidados de la piel es para ti vital reconocer el melanoma de otro tipo de alteraciones cutáneas no malignas en tus clientes y prevenirles sobre este tipo de cáncer.

El melanoma es un tipo de cáncer de piel, una neoplasia maligna cada vez más frecuente. Puede comenzar a desarrollarse como un lunar y se pueden diferenciar varios tipos. Los factores que pueden influir son tanto genéticos como ambientales.

El riesgo de padecerlo se puede reducir evitando las radiaciones ultravioletas y controlando la existencia y apariencia de lunares.  Es una enfermedad potencialmente curable si la detección y tratamiento son precoces, de ahí su importancia. El tratamiento varía según estadio entre cirugía, quimioterapia o terapia biológica.

El incremento anual en general es de 3 a 7%, varía según poblaciones y grupos étnicos. Actualmente el cáncer de melanoma representa el 1,5% de los tumores en ambos sexos. En el mundo se diagnostican 160.000 casos anuales, de estos casos 3.600 son pertenecientes de España.

Los factores que pueden influir en su desarrollo se clasifican en factores ambientales y genéticos.

Como factores ambientales destacar:

  • Exposiciones a radiaciones ultravioleta de forma intermitente o a una intensidad suficiente con la que se produzcan quemaduras solares, especialmente en las primeras décadas de vida. Dicha radiación favorece tanto el inicio como la progresión del melanoma.
  • Fenotipo, es mayor en individuos con piel blanca o escasamente pigmentada, ojos y cabello claro.
  • Presencia de nevos inofensivos que se vuelven con los años malignos,
  • Edad, afecta más a las personas menores de 30 años.
  • Sexo, en general tiene una tasa mayor de sufrir melanoma las mujeres antes de los 30 años. A partir de los 30-40 años el riesgo aumenta en los varones.
  • Sistema inmunológico debilitado, personas tratadas con fármacos inmunosupresores.
  • Presencia en niños o adolescentes de quemaduras de sol severas, con ampollas.

Y los factores genéticos:

  • Existencia de antecedentes familiares, es hasta 12 veces mayor el riesgo de padecerlo.
  • Diferentes mutaciones genéticas implicadas en la patogenia del melanoma, individual o familiar, y que además se asocian a la presencia de múltiples nevos melanocíticos atípicos o a otros tumores viscerales.(

Como métodos de prevención

El riesgo de padecer cáncer de piel tipo melanoma se reduce cambiando los factores de riesgo modificables, es decir, evitando las radiaciones ultravioletas. Además también se reduce controlando la existencia y apariencia de lunares. Si esto ocurre de debe de realizar autoexploración mediante la regla ABCDE, que consiste en observar:

  • A: asimetría del lunar.
  • B: bordes irregulares, desiguales, pocos definidos, dentados.
  • C: color no uniforme, incluyendo sombras marrones o negras o manchas rosadas, azules o blancas.
  • D: diámetro de más de 6 mm de ancho.
  • E: evolución del tamaño, forma, color…

La American Cáncer Society recomienda que las personas mayores de 40 años deban realizar un control de la piel por parte de un profesional anualmente. Y las personas entre 20-40 años realizar el mismo examen de la piel cada tres años. Además recomienda que cada persona una vez al mes deba examinarse personalmente delante de un espejo.

fuente: https://www.revista-portalesmedicos.com

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *