¿Se os había ocurrido relacionar la grasa corporal con la pérdida de memoria?

Existe una relación entre el exceso de grasa corporal y la pérdida de memoria.

exceso-de-grasa

Según afirman los neurocientíficos del Centro Médico de la Universidad Rush y de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, cuyo estudio ha sido publicado en Cell Reportsla misma proteína que controla el metabolismo de la grasa en el hígado, también tiene funciones en el centro de la memoria cerebral (hipocampo) y sobre el control de dicha memoria y del aprendizaje.

Anteriormente ya se sabía que un metabolismo anormal de la grasa tenía ciertos riesgos para la memoria y el aprendizaje, ya que los individuos con una elevada cantidad de grasa abdominal y una edad avanzada tienen  más probabilidades de sufrir pérdida de memoria y demencia, según un artículo publicado en la revista Muy Interesante hace algún tiempo. Pero lo que no se sabía aún era la conexión que hay entre el metabolismo de la grasa y el cerebro.

El hígado es el principal órgano responsable del metabolismo de la grasa. Contiene un receptor, llamado receptor alfa activado por proliferación de peroxisomas (PPAR), cuya función es controlar este metabolismo en el hígado. Por tanto, hay muchos receptores de este tipo en el hígado, pero sorprendentemente también existen muchos PPAR en el hipocampo de los animales.

Por su parte, el PPAR alfa controla de manera directa el metabolismo de la grasa. El problema es que en las personas que tienen un exceso de grasa abdominal, el PPAR del hígado se agota y el metabolismo de la grasa se vuelve anormal. Al principio, se pierde el PPAR del hígado, y progresivamente de todo el cuerpo, incluyendo finalmente el PPAR cerebral. Por tanto, el exceso de grasa abdominal funcionaría como un indicador precoz de futuras demencias.

Para comprobar esta afirmación, los investigadores crearon ratones empobrecidos en PPARalfa cerebral y PPAR normal en el hígado. Estos ratones tenían una menor capacidad de aprendizaje y de memoria. Por otro lado, los ratones con PPARalfa normal en el cerebro pero menor PPAR en el hígado conservaban una memoria normal.

Como podéis observar, la relación entre todos nuestros sistemas y órganos corporales va mucho más allá de lo que podríamos imaginar. De momento, es un paso, porque más adelante sería interesante estudiar formas de poder evitar que se afecte la PPAR alfa del hipocampo, evitando así la consecuente pérdida de memoria.

Fuente:  Cell Reports .

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *