¿Te sientas correctamente ante el ordenador?

Ya sea por motivos de trabajo o simplemente para conectarnos a las redes sociales, lo cierto que es solemos pasar a diario varias horas ante el ordenador.

Foto: .webex.com

Foto: .webex.co

 

Por ello es importante que adaptemos nuestro entorno a nuestras necesidades y mantengamos la posición que nos resulte más cómoda, con el fin de reducir al mínimo la fatiga y las molestias, para así disminuir el riesgo de sufrir tensiones que incluso pueden provocar lesiones.

Aquí tienes algunas recomendaciones:

  • Procura que la iluminación general sea suficiente y el contraste adecuado entre la pantalla y tu entorno. (La iluminación mínima ha de ser de 500 lux).
  • Evita deslumbramientos y reflejos.
  • Es conveniente que las ventanas no estén frente a ti  ni a tu espalda, y que dispongan de persianas o cortinas a fin de poder regular la luz que entre por ellas durante el día.
  • La temperatura ambiental deberá mantenerse en verano, entre los 23 y 26 º C y en invierno, entre 20 y 24 ºC. En cuanto a la humedad relativa conviene que se sitúe entre el 45 y el 65 %.
  • Evita las corrientes de aire y procura que la habitación de trabajo se renueve a diario con aire limpio.

Pies, rodillas y piernas

  • Asegúrate de apoyar los pies firme y cómodamente en el suelo cuando estés sentado. Utiliza una silla y una superficie de trabajo ajustables que te permitan apoyar los pies firmemente en el suelo o bien usa un reposapiés.
  • Deja suficiente espacio para las piernas
  • Asegúrate de que haya suficiente espacio debajo de la superficie de trabajo para las rodillas y piernas.
  • Procura que se acumule presión debajo de los muslos cerca de la rodilla y en la pantorrilla. Estira las piernas y cambia tu posición a lo largo del día.

Pulse sobre la imagen para ampliarla

  • Evita que se acumule presión debajo de los muslos cerca de la rodilla y en la pantorrilla. Estira las piernas y cambia tu posición a lo largo del día.

Espalda

  • Utiliza la silla para apoyar totalmente el cuerpo.
  • Distribuye tu peso de manera uniforme y usa todo el asiento y el respaldo para apoyar el cuerpo. Si tu silla tiene un soporte lumbar ajustable, alinea los contornos del respaldo de la silla con la curva natural de la parte inferior de la columna vertebral.
  • Pónte cómodo.
  • Asegúrate siempre de que tu espalda tenga un respaldo adecuado. Debes de sentirte  cómodo en la posición en que trabajas.

Antebrazos, muñecas y manos

  • Al utilizar el teclado o el ratón, mantén las manos, las muñecas y los antebrazos en una posición neutra y cómoda, paralela al plano de la mesa.
  • Al escribir con el ordenador, no inmovilices ni apoyes las muñecas en la superficie de trabajo, en tus rodillas o en un descanso para las palmas de la mano.
  • Si apoyas las palmas de la mano mientras escribes, puedes dañarte, ya que te verás obligado a doblar mucho las muñecas y los dedos, y restringirás tu movimiento.

El descanso para las palmas de las manos está diseñado para ofrecer apoyo durante las pausas, cuando no estás escribiendo (por ejemplo, cuando estás leyendo algo en la pantalla).

Vista
El trabajo con el ordenador durante un período prolongado puede ser una tarea exigente para los ojos y puede ocasionar irritación y fatiga ocular. Por lo tanto, debes prestar particular atención al cuidado de la vista y tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Descansa la vista con frecuencia. Aleja periódicamente la vista del monitor y mira hacia un punto distante.  Aprovecha el momento  para estirarte, respirar profundamente y relajarte.
  • Mantén limpias tus gafas o lentes de contacto y la pantalla. Si utilizas un filtro antirreflejo, límpialo siguiendo las instrucciones del fabricante.

Pulse sobre la imagen para ampliarlaMonitor
Reducirás el cansancio ocular y la fatiga muscular del cuello, los hombros y la espalda si colocas el monitor en la posición adecuada y ajustas su ángulo de inclinación.

Ajuste de la posición del monitor
Coloca el monitor directamente frente a ti. Para determinar una distancia cómoda de visualización, estira el brazo hacia el monitor y observa la ubicación de los nudillos.

Coloca el monitor cerca de esa posición. Si fuera necesario, acerca o aleja el monitor hasta que puedas ver el texto en la pantalla de manera clara y cómoda

Ajuste de la altura del monitor
La ubicación del monitor debe permitirte mantener la cabeza en una posición equilibrada y cómoda respecto a los hombros. No tendrías que doblar el cuello hacia delante de manera incómoda o hacia atrás en ningún momento.

Es posible que te resulte más cómodo colocar el monitor de modo que la línea superior del texto quede inmediatamente debajo de la altura de los ojos. Se recomienda dirigir la mirada ligeramente hacia abajo al visualizar la parte media de la pantalla.

Inclinación del monitor
Inclina el monitor de manera que quede frente a tus ojos. En general, la pantalla y la cara del usuario deben estar en paralelo.

Para comprobar si la inclinación del monitor es la correcta, pídele a alguna persona que sostenga un espejo en el centro del área de visualización. Al sentarte en tu posición normal de trabajo, debes poder ver sus ojos en el espejo.

Eliminación del brillo y los reflejos en el monitor
Dedica un momento a eliminar el brillo y los reflejos.

Para controlar la luz del día, usa cortinas, persianas o toldos, o bien procura adoptar otras medidas para reducir el brillo. Usa iluminación indirecta o reducida para evitar los reflejos en la pantalla.

Si el brillo es un problema, toma  estas medidas:

  • Traslada el monitor a un lugar donde no haya brillo ni reflejos.
  • Apaga todas o algunas de las luces del techo y usa iluminación localizada (una o más lámparas ajustables) para realizar tu trabajo.
  • Si no puedes controlar las luces del techo, trata de colocar el monitor entre las hileras de luces, en lugar de colocarlo directamente debajo de una hilera de luces.
  • Coloca un filtro antirreflejo en el monitor.
  • Coloca una visera en el monitor. Este dispositivo puede consistir en un simple trozo de cartón extendido sobre el borde superior frontal del monitor.
  • Evita inclinar o hacer girar la pantalla de  forma que te lleve obligue  una postura incómoda de la cabeza o la espalda.

Y una última recomendación: nunca adoptes la postura que reproduce la foto con la que ilustramos este artículo.

Fuente: http://www.riojasalud.es/

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *