¿Hay estrés bueno y estrés malo?

Se dice que lo que no mata engorda y que no hay mal que por bien no venga y quizás el refranero no esté tan equivocado. Algo tan denostado como el estrés resulta que también tiene su lado positivo en nuestra salud. Descúbrelo en este artículo.

estres II

Diversos  estudios realizados por  diferentes investigadores en Estados Unidos han demostrado que hay diferentes tipos de estrés y que cierto grado de estrés  puede ser beneficioso.

Según un estudio dirigido por la Dra. Daniela Kaufer,  profesora asociada de Biología integradora en la Universidad de California, Berkeley,  el estrés agudo -de corta duración, no crónico- prepara el cerebro para mejorar su rendimiento,  ayudando a mejorar nuestra atención, nuestro rendimiento y nuestra memoria. Sus estudios demuestran que lo hace aumentando el crecimiento de células madre que se convierten en neurona (o sea, células cerebrales).

Otro prestigioso investigador, Bruce McEwen, profesor y director del laboratorio de neuroendocrinología de la Universidad Rockefeller opina que  “Cuando se nos desafía, el sistema de nuestro cuerpo produce mediadores, las hormonas como el cortisol y la adrenalina, que ayudan a ponernos en marcha y, de hecho hacen todo tipo de cosas buenas que nos mantienen vivos”.

Así, el cortisol y la adrenalina pueden tener efectos positivos en nuestros cerebros, siempre y cuando se produzcan en cantidades pequeñas, de lo contrario y en exceso pueden llegar a ser perjudiciales. Esta investigación apareció en febrero de 2003 de la revista Nature Neuroscience.

Durante un tiempo, los  psicólogos pensaron  que para algunos el estrés era bueno porque, habiendo  estado expuestos a él, se habían fortalecido. Posteriormente se llegó a la conclusión de era la percepción que uno tiene del estrés lo que determina su positividad o negatividad.

Así quienes tenían una percepción positiva en cuanto a tener estrés dijeron estar más sanos, tener más satisfacción de la vida y desempeñar mejor su trabajo. Además, cuando les midieron los niveles de cortisol, eran mejores en los que pensaban que tener estrés era bueno. O sea, de acuerdo a estos investigadores, el estrés era especialmente malo para los que pensaban que el estrés era malo porque ellos pensaban que era malo.

En otra investigación, llevada a cabo por el Duke Institute for Brain Sciences (DIBS), se  llegó a  otra forma de ver los beneficios del estrés. A saber, si estás expuesto a un poco más de estrés de joven, eso te hace más resistente cuando eres adulto. Además aprendes y memorizas información nueva mejor, si estás bajo estrés moderado. Ello es atribuible a la presencia de la hormona cortisol en concentraciones moderadas (no altas ni bajas).

Otro investigador, el Dr. Firdaus Dhabhar profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento y director de investigación en Stanford Center on Stress & Health, dice que, aunque aún se requieren realizar más estudios, los beneficios del estrés por periodos cortos de tiempo se traducen en mejor desempeño no sólo mental sino físico también, especialmente cuando el estrés crónico es bajo.

¿Qué podemos hacer para aumentar las posibilidades de obtener los beneficios del estrés?

  • Procura tener una actitud positiva
  • Trata de aumentar la confianza en ti mismo
  • Busca el apoyo social de familiares y amigos en periodos estresantes
  • No te olvides del ejercicio y si es posible al aire libre.

No obstante, si piensas que el estrés está afectando tu vida y tu salud en una forma negativa y no lo puedes cambiar, te recomiendo que busques ayuda profesional.

Fuente: www.vidaysalud.com/

 

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *