Quiero dejar de fumar

Llegadas estas fechas solemos hacer una lista mental de buenos propósitos para el nuevo año, tales como hacer más ejercicio, perfeccionar algún idioma y/0 …… dejar de fumar! Pero para conseguir este último ¿basta con nuestra voluntad?

dejar de fumarUn reciente estudio sugiere que la fuerza de voluntad no es el único factor determinante para terminar con este hábito. Algunos fumadores tienen muchas más dificultades que otros. Ahora, una nueva revisión de anteriores investigaciones  ha identificado a un posible responsable: los genes.

Los investigadores analizaron las diferencias genéticas citadas en 22 estudios que incluyeron a casi 9.500 fumadores. Particularmente interesantes eran las variaciones genéticas implicadas en el procesamiento de la dopamina, un neurotransmisor que ayudar a regular los centros de recompensa y placer del cerebro.

Los expertos creen que la nicotina que hay en el tabaco aumenta el nivel de dopamina en el cerebro, lo que lleva a la adicción.

Los investigadores se preguntaron si las variantes genéticas que regulan la dopamina podrían estar asociadas con la capacidad de dejar de fumar para siempre.

Al final, los científicos se centraron en una secuencia de ADN llamada Taq1A. Hallaron que los fumadores que portaban una variación de esa secuencia (llamada A2/A2) parecieron tener menos dificultades para dejar de fumar que los que portaban otras variaciones de la secuencia Taq1A.

“Esta variante se ha estudiado durante años, pero este estudio proporcionó más evidencias convincentes del papel de esta variante genética en el hecho de dejar de fumar al analizar una cantidad significativamente grande de muestras”, dijo el autor del estudio, Ming Li, profesor en el departamento de psiquiatría y ciencias neuroconductuales de la Universidad de Virginia.

Los hallazgos se publicaron en línea el 1 de diciembre en la revista Translational Psychiatry.

Li, que trabajó con investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang, en Hangzhou, China, indicó que aproximadamente 6 millones de personas fallecen en todo el mundo cada año por el tabaco.

Los estudios incluidos en el presente análisis se realizaron entre 1994 y 2014, y tuvieron desde menos de 100 participantes hasta más de 2.000.

El éxito a la hora de dejar de fumar varió en gran medida, desde menos de un 10 por ciento hasta casi un 67 por ciento, informaron los investigadores.

Al final, el equipo descubrió que había una “asociación significativa” (pero no una prueba definitiva) entre portar la variante A2/A2 y un aumento de la capacidad de dejar de fumar con éxito.

Los autores dijeron que el hallazgo debería animar a que se realicen más investigaciones sobre la genética que hay detrás de los esfuerzos de dejar de fumar. Dicha investigación podría llevar en última instancia al desarrollo de tratamientos personalizados que se dirijan a las predisposiciones heredadas de cada fumador, sugirieron.

Li también hizo hincapié en la complejidad de la ciencia al indicar que “hay muchos factores genéticos implicados en la adicción a fumar tabaco. La variante estudiada en este informe es solamente una de ellos”.

Por su parte, el Dr. Norman Edelman, asesor médico principal de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association), se mostró poco sorprendido de que la genética influyera en esta cuestión.

“Hay una gran variabilidad en la capacidad de dejar de fumar”, dijo Edelman, profesor de medicina y de medicina preventiva en la Universidad Estatal de Nueva York, en Stony Brook. “Dejarlo de una vez, por ejemplo, solamente es efectivo un 5 por ciento de las veces. Pero tengo pacientes que se levantan una mañana, deciden dejar de fumar y simplemente lo consiguen. Y tengo pacientes que lo han intentado 10 veces y no lo consiguen“.

La genética probablemente explique algunas, aunque no todas, de estas diferencias, añadió Edelman. “El próximo paso, en cuanto al avance de la ciencia con respecto a dejar de fumar, es intentar averiguar qué es lo que hace el gen exactamente, qué proteína codifica, y ver si hay alguna manera de modificar el modo en que funciona. Probablemente eso resultará muy difícil”.

Aun así, Edelman calificó la presente investigación como “un buen hallazgo”. En su opinión, “cuanto más sepamos sobre fumar, sobre la predilección de fumar y sobre dejar de fumar, más capaces seremos de crear estrategias para ayudar a los pacientes“.

Fuente  HealthDay

 

Agueda Orozco

Acerca de Agueda Orozco

Profesional con gran experiencia en la edición de revistas profesionales de peluquería y estética, organizadora de certámenes profesionales y creadora del blog Beauty Today.
Esta entrada fue publicada en Bienestar, Salud y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *